Sonrisas.

jueves, 30 de junio de 2016

Maldita canción.

Te vuelvo a ver, no se si estoy soñando. No, jodidamente no. Eres tú. Estas aquí.

Te miro. Joder si te miro, te como con los ojos como siempre suelo hacer. Me encanta nuestra forma de mirarnos como si solo estuviéramos tu y yo sin nadie alrededor de la pista. Por un momento se me olvida lo jodidamente gilipollas que eres casi a todas horas. Y sí, estoy utilizando mucho la palabra JODER, pero es que no hay nada que nos defina mejor. Estamos jodidos, cielo.

Me paso la mitad de los días soltando todos los defectos que tienes intentando convencerme de que no eres para mi, pero eso se acaba. Acaba en el momento que llegas y me miras. No puedo apartar mis ojos de ti. Adoro tus malditos ojos con tus largas pestañas. ¿Qué has hecho conmigo?

Te acercas y pasas por mi lado mientras nos rozamos y te sitúas detrás de mi moviendo tus caderas al compás de las mías. Me giro, te giras y ahí están otra vez haciéndome perder la razón con esa jodida canción, esa maldita canción que pasará a ser mi favorita porque cada vez que la escuche volverás a mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario